miércoles, 6 de abril de 2011

Hagamos de nuestra cultura parte de nuestra adolescencia


Escucha este artículo

La identidad cultural evidencia un desarrollo permanente que se inicia en el seno familiar en donde, la fanilia cumpliendo con sus diferentes roles, provee a niño de una identidad primero familiar y que luego le permitirá su inserción en la sociedad. Es la vida cotidiana familiar que mediante la práctica de ritos, empleo de instrumentos o simplemente costumbres culinarias permite que la identidad cultural se desarrolle de tal modo que el niño inicia un proceso de valoración de sus costumbres, conductas y hasta el paisaje mismo.

La conducta de los padres frente a la cultura en cuanto a elementos tradicionales que le conforman es determinante, pues una de las principales formas de aprendizaje es la imitaciòn, si de niños observamos que nuestra familia asume un rol en la sociedad en que habita y proteje su patrimonio entonces aprenderemos el valor que ésto representa.

Con el paso del tiempo serán otros medios que intervengan en el desarrollo de la identidad cultural, pues el niño ahora será influenciado por la escuela (docentes y compañeros) y también por los medios de comunicaciòn. La escuela es promotora por excelencia de la identidad cultural, y ya sea en sus aulas o en actividades extraesclares busca que en sus alumnos se evidencie una identidad colectiva como criterio unificador. Con nuestra llegada a la adolescencia es el grupo de pares (amigos) y los mass media quienes jugarán un rol preponderante: ahora se busca a aceptación de los pares, muchas veces sacrificando aquello que se aprendió como parte de su identidad cultural y que se asimiló a su identidad personal. La búsqueda de la identidad en la adolescencia conlleva a la aceptación de estereotipos que muchas veces distan de la realidad cultural del alumno, poniendo en peligro su identidad como elemento unificador y su identidad personal.

¿Cuál es el rol de la globalización?

La globalización es un proceso de integración cultural, en donde la interculturalidad no se da horizontalmente, es decir que aunque la globalización iniciara como un proceso económico se efecto se ha magnificado al punto que ahora la globalización es cultural: vestir igual al resto del mundo, hablar como los demás y escuchar la música de moda.

Desde un punto de vista ortodoxo podría decirse que la globalización impide el desarrollo de una identidad cultural, pero desde un punto de vista más abierto y teniendo en cuenta que la identidad cultural es cambiante podríamos decir que la globalización permite el cambio de forma de una misma identidad, pero no de su esencia, de tal manera que permite a diferentes naciones el encontrar mayores elementos unificadores.

Damaris realiza una fusión de ritmos "peruanos" atendiendo la diversidad cultural de nuestro país, así mismo añade ritmos "contemporáneos" que permiten acercar la música tradicional serrana, costeña y afroperuana a nuestra generación.

No olvidemos el origen de nuestra identidad, al contrario debemos interesarnos más en ella, ya que con el pasar del tiempo ha venido desvalorizándose siendo importante en el contexto cultural. Debemos resaltar a los jóvenes que promueven nuestra identidad cultural aprendiendo nuestros bailes típicos o ejecutando un instrumento propio de la región y en los colegios, a través del iñikuk muchik, de esta manera contamos con el instituto nacional de cultura (INC) un importante entidad en la región lambayecana en el aspecto cultural teniendo como fin que la juventud la vea como parte sustancial en su identidad, y así sentirnos muy orgullosos de un patrimonio que no debemos olvidar incluyendo nuestras costumbres.

¿Te preocupas por mantener tu identidad cultural?

______________________________
Si te interesó este tema puedes visitar en nuestra biblioteca:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada