miércoles, 1 de agosto de 2012

Una mirada al Chiclayo de hoy

Nuestro Chiclayo ha cambiado mucho en los últimos años, ya poco queda de las calles pequeñas y pistas angostas de adoquines por las cuales transitaban las carretas, hoy vemos a un Chiclayo más moderno, con edificios de cinco pisos, lo cual es difícil de un territorio tan húmedo como el nuestro, y en lo que eran las casonas de antaño hoy vemos modernos centros comerciales, no hay duda de que estamos cambiando, pero dentro de todo esto algunos aspectos prevalecen como parte de nuestra identidad, por ello los debemos conservar, no para vivir del pasado, sino para reconocer nuestra procedencia y no perder de vista quienes somos.
Click sobre la imagen para ver en grande

En lo que conocemos como el centro de nuestra ciudad encontramos algunos monumentos de origen colonial y republicano que se han vuelto iconos de nuestra ciudad, entre ellos tenemos la Catedral de Chiclayo, hecha en imagen y semejanza a la europea Santa María y diseñada por el mismo Eiffel, el Palacio Municipal, que aunque hace algunos años vivió un triste episodio al consumirse en las llamas, hoy ha resurgido tan majestuoso como lo fue antes y el Hotel Roya, cuyo fundado trajo a Lambayeque el primer automóvil a inicios del siglo XX.

Ver mapa más grande

Pero Chiclayo no es solo su arquitectura, sino también su mar, ese Rico mar de Grau que desde tiempos inmemoriales ha sido el sustento de nuestra gente, que les permitió a los moches navegar hacia el norte y sur, a Naymlap fundar su estado sicán y a Tacainamo el estado Chimú, que es un medio de defensa y de comunicación y que hoy nos ofrece su gran potencial ictiológico para el sustento de nuestro pueblo y el desarrollo de una rica gastronomía.

Chiclayo es su gente y su alegría, su picardía, su fervor manifestado en la Cruz de Motupe, en el Santuario Nuestra Señora de la Paz y en su catedral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada